Cupones O.N.C.E.

Resulta extrañamente paradójico pensar las vueltas que da la vida, acabar dedicándome a temas de accesibilidad e inclusión tras haber sido “Pilsero” y además habiendo coleccionado cupones durante años.

El caso es que desde 1987 vengo coleccionado, aunque en los últimos años con la salida de las maquinas “de tíckets” y tanto juego la cuestión ha perdido algo de la frescura de antaño, pero resulta interesante y curioso recorrer los diferentes motivos que sorteo tras sorteo alimentaban la “ilusión de todos los días”.

Es una pena que tras la conversión de “Organización sin animo de lucro” a “Empresa dedicada a la rentabilidad”, la cosa haya crecido en dirección a una “nostra” que pierde por momentos el significado de “bien común”, lo cual no es del todo deseable, y que la belleza original del propio sorteo haya quedado ensombrecida por la – bajo mi punto de vista – perdida del objetivo primordial de la organización. Ley de vida supongo, pero esa es otra historia.

A pesar de ello sigo disfrutando de estos “Sellos para personas con baja visión”, que comencé a coleccionar – si la memoria no me falla – en aquel verano de 1987