Accesibilidad funcional: el camino hacia la inclusión

Existen un sinfín de barreras a las que se enfrentan tanto personas con discapacidad, como su entorno, pero en su más íntimo origen, se encuentra un problema aún mas grave que el desconocimiento: una sociedad que confunde Accesibilidad e Inclusión.

En este artículo haré referencia a definiciones y leyes que en ocasiones son estrictamente aplicables en España, sin embargo, como veremos, tratamos conceptos que dentro del paraguas de la Declaración Universal de Derechos Humanos, se pueden considerar en gran medida de aplicación, inspiración y aspiración Universales.

Pero partamos de la base, definamos cada uno de los términos y sobre esa base trataré de explicarles la problemática.

¿Qué es la accesibilidad?

Bien, atendiendo al Diccionario de español Jurídico de la RAE, accesibilidad es:

“Condición que deben cumplir los entornos, productos y servicios para que sean comprensibles, utilizables y practicables por todos los ciudadanos, incluidas las personas con discapacidad.”

En definitiva un – por ejemplo – contenido accesible, es aquel que permite que cualquier persona, con independencia de su condición o capacidades, puede consumir de forma que puede ser comprendido, utilizado , que es en definitiva “practicable”

Accesibilidad Legal o Jurídica

Centremos nuestra atención en el concepto de practicable, que sean la RAE tiene por significados:

  1. Que se puede practicar o poner en práctica.
  2. Dicho de un camino, de una carretera, etc.: transitable.
  3. Dicho de una puerta u otro accesorio: En el decorado teatral, que no es meramente figurado, sino que puede usarse.

Como podemos leer, se habla de “poder hacerlo”, no se habla de facilidad, de sencillez, de productividad, de eficiencia, solo de “que se puede”. Esto es lo que yo llamo “Accesibilidad Legal”, si cumple la legislación vigente, es legalmente accesible, pero eso no quiere decir que sea algo que para ser usado no implique frustración, o un desequilibrio grave entre aquellas personas sin discapacidad y aquellas que si la tienen.

Sobre el papel, “se puede” y no nos preocupamos de mas, pero como veremos, esto no es mas que un acuerdo de mínimos, y no es suficiente para poder considerar un contenido, producto o servicio como inclusivo..

Sobre la Inclusión Social

De nuevo, acudimos ala RAE, esta vez al concepto jurídico de “Inclusión Social”:

Principio en virtud del cual la sociedad promueve valores compartidos orientados al bien común y a la cohesión social, permitiendo que todas las personas con discapacidad tengan las oportunidades y recursos necesarios para participar plenamente en la vida política, económica, social, educativa, laboral y cultural, y para disfrutar de unas condiciones de vida en igualdad con los demás.

Real Decreto Legislativo 1/2013, de 29 de noviembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social.

Aqui destaco un concepto que se puede percibir entre lineas: “Que todas las personas con discapacidad tengan oportunidades y recursos necesarios (…) para disfrutar de unas condiciones de vida en igualdad con los demás“.

Igualdad de Oportunidades

Incluso las lineas de pensamiento más liberales, se basan en el concepto básico de Igualdad de Derechos (y deberes), o Isonomía, con distintos nombres y basado en diferentes conceptos, y aún cuando su aplicación es claramente desigual en función del colór político imperante en cada momento, de un modo u otro este concepto de “Igualdad de derechos, deberes y oportunidades” se ha ido abierto paso – aún tímidamente – en nuestras sociedades a lo largo de los últimos dos o tres siglos.

La libertad no consiste en tener un buen amo, sino en no tenerlo. 

Cicerón Escritor, orador y político romano (106 AC-43 AC)

¿Qué significa esto en el mundo de la discapacidad? En términos globales, sencillamente que para asegurar una vida en igualdad, uno debe sostenerse por si mismo hasta el limite de lo viable. No se trata de no recibir ayuda, se trata de no depender en aquellos aspectos en que no sea estrictamente necesario.

Si traducimos esto a la cuestión de inclusión, productos o servicios, como proveedores de esos servicios, hemos de asegurar esa Inclusión Social, y para ello nuestros productos o servicios deben ser agnósticos respecto de las capacidades de la persona que los consume desde la base.

Un producto, como podría ser un libro, debe ser consumible, con independencia de tus capacidades sensoriales o motoras, pero no solo eso sino que debe serlo de un modo en que la productividad y eficiencia sean máximos para el consumidor.

La inclusión solo existirá cuando por defecto todo espacio, producto o servicio esté diseñado con la accesibilidad funcional en mente para todos y cada uno de los perfiles de capacidad conocidos, esto ha de suceder por defecto y de base, de lo contrario una persona con discapacidad jamas podrá estar plenamente integrado en la sociedad. En caso contrario se podrá hablar de distintos grados de accesibilidad, pero nunca de inclusión (plena inclusión es sencillamente redundante, o es plena o no es).

Renfe: esa pesadilla con patas.

Es Vox Populi en el mundo de la discapacidad, la web de renfe es, cuando menos, un despropósito a todas luces ofensivo. Si la web ya es confusa tratando de reservar viendo perfectamente, prueben a hacerlo a ciegas, y se encontraran con que una compra que puede llevar 20 minutos, se torna en 3 horas de reloj si uno no dispone de la vista. Y no es porque “no se pueda” , es porque sencillamente está mal diseñada.

Una cuestión de autonomia personal

Ejemplos como la web de Renfe, supermercados en los que ni hay beacons ni hay nadie de apoyo para suplir la ausencia de vision del cliente, restaurantes que aprovechando “que no ves” te ponen justo en la puerta del baño (como si no lo olieras) para que “no se vea y des mala imagen”, negocios que se niegan a permitir el acceso con perro guía siendo obligatorio por ley llegando al punto de la agresión, bancos con webs inaccesibles, sistemas telemáticos gubernamentales inaccesibles de base… todo un largo etcétera de barreras, personas sin educación en discapacidad o simplemente despropósitos masivos, que impiden la Inclusión Social.

No solo es la falta de educación de las personas, que en ocasiones llega a ser exasperante, sino que directamente no se diseñan productos y servicios con la inclusión en mente, y cuando se aplica algo de accesibilidad se hace solo “para cubrir el expediente”. Esto ha de cambiar, no es aceptable.

Accesibilidad Funcional

Un producto o servicio que se limita a “cumplir la ley”, sera legalmente accesible pero desde luego no es Inclusivo, es sencillamente un ataque directo a la Igualdad de todas las personas. No es diferente a la discriminación por razones de sexo u orientación sexual, sólo está menos presente en los medios, al fin y al cabo la disapacidad nos separa de ese mundo de fantasía, perfección y glamour que promueven los medios, y nos recuerda nuestra propia mortalidad, dos pecados capitales en la sociedad – como dirían Martes y Trece – “Modenna”.

Es por ello que a lo largo del tiempo he acabado acuñando el termino “Accesibilidad Funcional”, que en esencia es no sólo atender a la “legalidad” sino a la eficiencia en el uso, no se trata de “hacer que funcione con el lector” se trata de que la experiencia del uso sea “eficiente, productiva y satisfactoria para cualquier perfil de usuario”, y esto ha de hacerse desde la base del diseño.

Es Utópico pensar que porque uno se queje, todos los seres humanos sobre la tierra van a cambiar de actitud y hacer las cosas bien (porque a diseñar con la inclusion en mente yo lo llamo sencillamente “diseñar bien las cosas” y “chapuza” al resto), pero es obvio que debemos visibilizar el problema, y votar con lo que realmente hace cambiar actitudes, nuestro dinero.

Concluyendo

Si largo es el camino del Feminismo en esta primera fase de lograr la igualdad binaria mujer-hombre, y lejana parece la fase 2 o “igualdad con independencia de genero y orientación sexual”, imaginen donde queda en la hoja de ruta social “la igualdad con independencia de capacidades”, pero eso no quiere decir que , como consultor y persona con discapacidad, no deba luchar en esa dirección, ni que deba aceptar como buenos productos o servicios que no son Inclusivos.

El camino es largo, pero estoy convencido de que no estoy solo, de que no estamos solos, solo hemos de tomar responsabilidad de nuestro propio destino para empujar en la dirección que consideramos correcta, sin imponer a nadie por la fuerza, pero haciendo imposible la rentabilidad de un proyecto no inclusivo.

Y a ello vamos, incluso en el mundo de la discapacidad hay disparidad de opiniones, espero que la pereza o la comodidad de que te lo den hecho no eclipse el esfuerzo de aquellos que buscan algo muy sencillo y que gran parte de la sociedad da por hecho: Dignidad y Respeto.

¿Te gusta lo que hago?

En ese caso, puedes ayudarme con los costes de servidor, de dominios, y apoyame para que pueda seguir trabajando en esta dirección, recuerda ¡esta donación es completamente voluntaria!

En caso de que la cantidad propuesta te parezca mucha o (espero que) poca, puedes donar la cantidad que quieras a través de mi página en Paypal.me, si en la nota indicas porque donas y porque no coincides con la cantidad indicada, me ayudaras a entender mejor que creaciones pueden ser de mayor valor para vosotros, y tratare de crear mas de ese tipo (aunque en esencia escribo y creo lo que siento en cada momento). Gracias de todo corazón.

¿Quieres saber cual es mi plan con los miles de millones de los pozos de petroleo?

Accesibilidad funcional: el camino hacia la inclusión(c)Raul Carrillo Garrido

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>