Realidad vs Derechos Humanos

Dos personas en la sabana, una absolutamente respetuosa con los derechos humanos y que siempre busca el bien común, la otra que vendería a su madre con tal de sobrevivir… ¿a cual devorará un león que les ataca? … a ambas.

Lo que quiero decir con esto, es lo siguiente, ultimamente estoy saturado de escuchar gente protestar porque “yo tengo derecho a” o porque “estos aprovechados se creen con derecho a”, y quisiera, aprovechando la ocasión, contextualizar un hecho – que creo es – objetivo y es que “los derechos” no los tenemos de forma natural, sino que nos los concedemos unos a otros como parte del contrato de convivencia y que, por tanto, y aunque nos repugne la idea, no deja de ser un contrato social que podría no ser aceptable para todas las partes. Y esto incluye los famosos Derechos Humanos.

¿Libertad para ser un asesino?

Si lo llevamos al extremo, claro. Si creemos en la libertad debemos aceptar que otros decidan usarla para lo que ellos decidan y no para o que nosotros consideramos apropiado. Resulta paradójico, pero ser libre supone elegir libremente incluso si deseamos ser personas que otros consideran despreciables.

Este es el principio del verdadero liberalismo que más cuesta aceptar, pensamos que libertad y derechos humanos son lo mismo, pero no, resulta que aceptar los derechos humanos supone renunciar a parte de nuesra libertad consintiendo en ciertas reglas que crean una sociedad donde todos disfrutamos del mismo respeto mutuo … al menos en teoría, y por tanto, es un contrato social.

¿Entonces los derechos humanos son un engaño?

Rotunda y categóricamente: NO. En mi opinión es de los pocos logros de la humanidad de los que podemos y deberíamos sentirnos orgullosos.

Trataré de mostrar mi punto atendiendo al origen de la declaración universal de derechos humanos, ¡este debe ser uno de los pocos casos en que nombrar a los Nazis no te quite automáticamente la razón en un debate!

Sobre el Origen de la DUDH

Solo hay leer atentamente el preámbulo de la Declaración Universal de Derechos Humanos para observar claramente como este documento resulta en unos verdaderos mandamientos que nos damos unos a otros tras concluir que es necesario legislar en el sentido de evitar la barbarie que provoca el ser humano si se le “permite” actuar con plena libertad.

Es una idea, esta de que la libertad absoluta del ser humano lleva inexorablemente a una absoluta barbarie, que cuesta encajar y procesar, pero que no por ello es menos cierta, cuando no se establecen límites claros, a un ser humano, este se convierte en un déspota y de ahí solo hace falta poder para ser un carnicero, nuestra historia común está repleto de pasajes que lo demuestran, y los que no vemos, es por que la cantidad de sangre derramada, ha arruinado completamente los registros, y apagado el recuerdo de quienes sucumbieron en los interminables campos de batalla en los que les tocó perecer.

Toda persona tiene los derechos y libertades … o no.

Aquí es donde viene la cuestión delicada, ¿se deben imponer los derechos humanos a otros?¿Debemos respetar los derechos humanos de aquellos ciudadanos de países que no han apoyado ni trabajado en pos de los derechos humanos?¿Debemos defender los derechos humanos de forma activa?, lo cierto es que son preguntas que me vienen grandes y que a más aún no he sabido responderme al espejo de forma satisfactoria, pero si tengo algunas ideas bastante claras por ahora.

¿Se deben impober?

Voy a ser muy friki con la respuesta, aquí creo hemos de aplicar la primera directiva. Aun a riesgo de parecer supremacista, creo firmemente que la Declaración Universal de Derechos Humanos es el culmen de nuestra evolución común como especie hasta la fecha. Es el reconocimiento tácito de nuestra propia imperfección y la declaración práctica de que nos necesitamos los unos a los otros. Pero no es la panacea.

Como dije al principio, es un contrato social y como tal, son acuerdos entre partes (sobre todo en su articulación posterior mediante acuerdos multilaterales entre países), y, por tanto, no se puede exigir a nadie que las cumpla, si no se ha comprometido antes a hacerlo – sería actuar cuan fundamentalistas fanáticos -, pero una vez un país se compromete, hay que apretar al máximo, no caben ambages. Si se ha firmado, se ha de cumplir, la ley no es opcional.

Por otro lado pienso que debe ser el gobierno de cada país, a través de impuestos quien cree la estructura necesaria, jamás los ciudadanos tienen porque – si no lo desean – abrir su casa – su propiedad privada, base del bienestar común por más que sea incómodo escucharlo – a nadie, eso es responsabilidad de la entidad que gestiona el conjunto del país, comunidad, ayuntamiento o región. Al ser el país quien se compromete , es el país quien debe poner el dinero, sin excusas.

¿Impuestos y Propiedad Privada en la misma frase? ¡sacrilegio!

No, para empezar, los derechos humanos nada tienen que ver con la religión, sino con la negociación. Como he dicho antes el León (la realidad) no distingue a la hora de devorar incautos y sabrosos humanos.

Quiero hacer un inciso para comentar algo que tiene que ver con el liberalismo no sociópata (el verdadero, el que defiende la igualdad entre todos los seres humanos y no se excusa tras los derechos pasivos). aquí esos impuestos, al igual que los destinados a cubrir la Seguridad, la Sanidad Pública (que personalmente creo debe formar parte del gobierno mínimo) y cualesquiera definidos por consenso mayoritario de los partícipes (ciudadanos), y no deben ser opcionales, por formar parte del conjunto de servicios estructurales del estado mínimo viable.

Si quieren libertad absoluta, busquen un territorio virgen en otro planeta, al igual que se le diría a un adolescente que se empeña en no cumplir las normas familiares (mayoritarias) del hogar en que habita (diminutivo de haba). Sin este sistema estructural obligatorio es imposible definir el marco de respeto a la propiedad privada, o la seguridad jurídica, sólo se impondrá el más fuerte, y por tanto el ideal liberal se va por el retrete (agujero en el suelo en medio de la selva, donde deberemos defecar vigilando que un león no nos coma).

¿Debemos defender los derechos humanos de forma activa?

No voy a entrar aquí en lo que cada persona, en su fuero interno, debe hacer para tener la conciencia limpia. Pero en lo que si voy a entrar es en lo que debe suceder a nivel estatal y social.

Desde esa perspectiva, la respuesta es ROTUNDAMENTE SI, las leyes que forman parte del conjunto estructural que articula el estado que a su vez es el que asegura las normas de convivencia, no puede ser actor pasivo del cumplimiento de esas leyes (que articulan derechos y deberes de los partícipes), de hacerlo reinaría la ley del mas fuerte por lo que nuevamente no podría existir ni propiedad privada, ni derechos humanos, solo imposicion mutua.

Puede parecer contraintuitivo defender el liberalismo desde la posición de que debe existir un estado mínimo que se encargue de asegurar las reglas de juego, pero creo que el anarquismo, por mas que sea una perspectiva respetable, no funciona.

Y no funciona del mismo modo que no lo hacen las dictaduras, al menos en lo que se refiere al aseguramiento de la libertad individual, la igualdad jurídica y la minimización de la carga impositiva. El anarquismo no es más que la metástasis del cáncer del totalitarismo, con cientos de miles de pequeños Hitlercillos campando a sus anchas, lo que viene siendo el sistema feudal, quien tiene el poder lo impone y si no te gusta te ensarto en una pica, a eso lleva en realidad el anarquismo.

Por lo anterior, defiendo que no basta con no impedir por acción los planes de vida de los demás, sino que tampoco podemos permitirnos hacerlo por omisión. Mantener la estructura es trabajo de todos y cada uno, si permitimos que esto se realice de forma únicamente centralizada acabará en dictadura. Por tanto gobierno mínimo sí, pero bajo la atenta y activa mirada de todos los ciudadanos, para asegurar de este modo el respeto de los derechos de los individuos. La postura de “no intervención” no es más que permitir que el terreno de juego se venda al mejor postor.

Prime Directive

Este es un concepto que conocí a través de Star Trek, y aparentemente nada tiene que ver con la realidad de nuestra historia, pero el concepto si que se puede aplicar a la hora de definir políticas que amplíen el territorio “de la libertad”.

Para ello, y aplicándolo a las políticas de comercio exterior, desde la perspectiva de un pais firmante de la DUDH y que tenga legislación activa en desarrollo sobre la materia, no debería imponerse la DUDH, pero si actuar – según mi criterio personal obviamente – del modo siguiente:

En primer lugar, asegurar el asilo por ley, obviamente la persona acogida debe integrarse de forma activa y productiva en la sociedad, no es sostenible esta posición si las personas que acogemos no se integran al tejido económico, del mismo modo que en una casa se necesita equilibrio entra ingresos y gastos para no quebrar, así pasa con un estado. No voy a entrar en la parte de política migratoria, aunque si dire que hay que articularlo de forma justa pero equilibrada, porque sencillamente no tengo los conocimientos.

En segundo, debemos clasificar los países en categorías según su nivel de cumplimiento de DUDH en Compatibles, Incompatibles y Peligrosos.

  • Dentro de los Compatibles colocaríamos todo pais que cumple la declaración en medida suficiente y cuya evolución e intereses estén en consonancia con crear un terreno de juego mundial que respete libertades individuales y colectivas en torno a esta declaración.
  • En los Incompatibles colocaríamos a aquellos que no cumplen en modo suficiente (o en modo alguno) esta declaración y cuyas acciones e intereses van en contra del respeto mutuo que propugna tanto la DUDH como el – verdadero – liberalismo.
  • En los peligrosos colocaríamos a aquellos incompatibles que ademas tengan una tendencia bélica contra nosotros o cualesquiera otros paises (sean del tipo que sea). A estos no basta con “respetarlos”, hay que mantenerse a la defensiva.

Una vez establecida esta clasificación, la relación con el resto, a fin de frenar la adquisición de poder de los países no compatibles, y favorecer el desarrollo mutuo respecto de los que si lo son, sería del modo siguiente:

  • Con los peligrosos se limitaría a ayuda humanitaria en caso de emergencia y solo si piden ayuda, pero con cero intercambio de tecnología o cualesquiera otros bienes o servicios (si estaría admitido el intercambio cultural para favorecer la evolución de ese país, pero sin intervenir en su desarrollo interno.
  • Con los incompatibles solo debería poderse comerciar con materias primas, alimentos o bienes de consumo básico, nada de tecnología (mucho menos armas) y como siempre si cultura para tratar de influir positivamente. No ha de temerse al flujo cultural de retorno, pues si nuestro país defiende la DUDH ha de ser por convicción , apoyo y control de los partícipes del país, no lo olvidemos.
  • Con los compatibles, como es lógico debería poderse comerciar con absolutamente todo tipo de mercadería, el nivel de confianza entre los diferentes paises sera directamente proporcional a la calidad de las relaciones “interpersonales” entre ellos claro está, pero debe quedar patente que todos los de este grupo son voluntades “individuales” unidas en pro de un camino compartido, o de lo contrario no funcionará.

Y sobre todo, no alterarse, ni tratar de imponer por la fuerza nada, y sobre todo no cargar con los pecados del mundo, pues asistiremos a millones de muertes de países “menos” avanzados en esta materia, pero de intervenir, no estaríamos más que siendo dictadores con piel de cordero esquilado.

Conclusiones

La principal es que, a pesar de que la DUDH es algo de lo que sentirnos orgullosos, no podemos ser totalitarios y tratar de imponerlo por vías no éticas, y por tanto, hemos de trabajar, trabajar y trabajar en su desarrollo, mantenernos alerta para usar la fuerza en caso de necesidad defensiva, pero jamás ofensiva, y respirar hondo, que la culpa no era tuya ni de que hayas hecho poco ni de que hayas gritado bajo, ni por supuesto de cómo vestías, hay que ser firme, pero no talibanes fundamentalistas. Se puede ser muy dañino aún con la mejor de las intenciones.

Por otro lado, hemos de tener claro por todo lo anterior que ni la realidad está por encima de la DUDH, ni esta puede estar por encima de la realidad, hemos de ponerlas al mismo nivel, poner todo de nosotros si, pero ser extremadamente pragmáticos con los resultados (aunque duela).

Respecto a cómo enfocar la cuestión de la plena inclusión, los fallos que estamos cometiendo hasta ahora y como mejorar el proceso, me lo reservo para desarrollarlo un poco más en un próximo artículo.

Si has llegado hasta aquí gracias, y sobre todo, no me creas, piensa por ti mismo, lo mismo me equivoco y a más siempre trato de evolucionar por lo que esto que hoy es asi , mañana puede ser pulido por experiencias o nuevos conocimientos adquiridos. Esta es mi visión pero no es por supuesto la única, ni tiene porqué ser LA verdad.

¿Te gusta lo que hago?

En ese caso, puedes ayudarme con los costes de servidor, de dominios, y apoyame para que pueda seguir trabajando en esta dirección, recuerda ¡esta donación es completamente voluntaria!

En caso de que la cantidad propuesta te parezca mucha o (espero que) poca, puedes donar la cantidad que quieras a través de mi página en Paypal.me, si en la nota indicas porque donas y porque no coincides con la cantidad indicada, me ayudaras a entender mejor que creaciones pueden ser de mayor valor para vosotros, y tratare de crear mas de ese tipo (aunque en esencia escribo y creo lo que siento en cada momento). Gracias de todo corazón.

¿Quieres saber cual es mi plan con los miles de millones de los pozos de petroleo?

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>